“En el futuro habrá demanda de vehículos eléctricos, los principales fabricantes de automotores prometen no abandonar los vehículos eléctricos pese a sus ventas escasas, a la vez que presentan una alternativa al medio ambiente y al avance tecnológico” .-Director general de BMW AG, Norbert Reithofer, Salón Internacional del Automóvil de Ginebra
  Las empresas automotrices han invertido miles de millones de dólares en el desarrollo de vehículos de propulsión alternativa a largo plazo debido a los requisitos gubernamentales de limitar las emisiones y con vistas a la restricción de automóviles, un caso claro es China debido a la intensa contaminación ambiental.   Entre los vanguardistas se encuentra la automotriz Nissan la cual con su reciente modelo Leaf que vale 470 mil pesos, pero causa no pagar tenencia ni impuesto por autos nuevos, no entra al Hoy No Circula y su costo de carga equivale a un peso por kilómetro. Es su apuesta y entrada al mercado nacional.   Con apenas 35 vehículos totalmente eléctricos en circulación, entre casi 35 millones de automotores, los autos eléctricos dejaron de ser una prueba piloto y ya son una realidad que llegó para quedarse a México. Automotrices como Nissan, BMW y General Motors tomaron el reto de introducir a nuestros País los primeros vehículos completamente eléctricos, se aliaron con otros sectores para generar la infraestructura necesaria y están a la espera de apoyos gubernamentales para masificar su uso.  
“El mercado mexicano pensaba que el vehículo eléctrico no llegaría a México, pues no había en dónde cargarlo, pero ya hay infraestructura” .- Director de Relaciones gubernamentales de Nissan Mexicana, Jorge Vallejo
  La industria asegura que el beneficio de tener un vehículo eléctrico se cuantifica en hasta 50 por ciento de ahorro en el mantenimiento de la unidad y la recuperación de la inversión en un plazo máximo de cuatro años. Se destaca que será más rentable tener un auto eléctrico, debido a la reducción de tarifas que generará la apertura del mercado eléctrico tras la reforma energética.   A su vez, el país quiere combatir la dependencia del petróleo, por lo cual llevar a cabo un programa integral para impulsar la compra de vehículos eléctricos, puede ser la solución a una estabilidad mexicana más sana. Con la aplicación de este proyecto en México se podría trabajar en la eliminación de algunos impuestos, pero se buscan otros incentivos como usar los segundos pisos sin pagar cuota, además de estacionamientos y parquímetros gratuitos, ahorros en la electricidad y recarga de baterías a un mejor precio.   En tanto, los empresarios y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ya colaboran para la implementación de la infraestructura necesaria, es decir, estaciones de recarga en puntos estratégicos de las grandes ciudades. Lo cual quiere construir la infraestructura necesaria y que el mercado pueda acceder a los vehículos y se rompa el paradigma de la escasez de estaciones de recarga.

Temas Relacionados