Cada temporada del año requiere de diferentes medidas preventivas para sacar nuestro auto a la calle, en época de frío y lluvia es muy importante contar con el tipo de llantas adecuadas para este clima, en época de calor el aire acondicionado es nuestro mejor aliado. En primavera y verano debido a las vacaciones que coinciden con esta temporada, es muy probable que nuestro auto salga a carretera, por lo que te recomendamos que le hagas una revisión preventiva antes de salir de la ciudad.

 
Primavera: Es el momento ideal para corregir las fallas que se presentaron durante el invierno o hacerle un mantenimiento preventivo a nuestro auto:
  1.- Cambio de aceite (en caso de ser requerido) 2.- Llantas: Cambia las llantas de invierno, o bien, revisa que las llantas estén perfectamente alineadas y balanceadas. 3.- Refrigerante: Revisa que esté lleno hasta el nivel que indica el depósito. 4.- Limpiaparabrisas: Revisa que los limpiadores estén en buen estado y limpien el vidrio sin dejar marcas, de lo contrario es buen momento para cambiarlos antes de la temporada de lluvia. 5.- Revisa que el aire acondicionado funcione adecuadamente. 6.- Es importante comprobar la refrigeración del coche y el funcionamiento correcto del aire acondicionado, así podrás evitar el calor bochornoso al emprender tu viaje. 7.- También es conveniente que revises la presión de los neumáticos, algo que proporcionará mayor agarre del vehículo a la autopista y ayudará a reducir el consumo hasta en un 15%. 8.- Si necesitas estacionarte, lo más recomendable es hacerlo a la sombra siempre que sea posible, para evitar estacionarse sobre las aceras.  
Verano: Es una temporada de climas extremos, hace mucho calor y la lluvia es intensa, por lo que te recomendamos lo siguiente:

1.- Cambio de aceite (en caso de ser requerido) 2.- Revisión de niveles: Anticongelante, líquido para frenos, líquido para limpiar el parabrisas, fluido para la transmisión y para la batería. 3.- Recuerda que el motor de tu auto debe estar limpio de grasa y exceso de polvo, llévalo a lavar o hazlo con mucho cuidado y jamás con agua a presión puesto que se pueden dañar algunos componentes del motor. 4.- No sólo debes tener los vidrios limpios por fuera: el interior es igual de importante. Limpialos con un paño seco, ya que con el uso el vidrio se va acumulando de grasa o vapor. Aumenta la frecuencia de limpieza en épocas de lluvia o calor intenso.

 

Independientemente de la temporada del año, te recomendamos que lleves tu auto al servicio cada 10,000 kilómetros o en los periodos que te indiquen en la agencia o el taller de tú confianza.

Siempre es mejor hacer una revisión antes de sacar el auto a carretera, para que revisen los frenos, llantas, motor y niveles. Recuerda esa famosa frase: “Es mejor prevenir que lamentar”.

Temas Relacionados