Recientemente hemos tenido muchos movimientos en la ciudad en referencia a las contaminaciones que son emitidas por nuestros vehículos, hemos tenido las modificaciones de los hologramas de circulación en caso que los autos sean lo contaminantemente “moderados”, las modificaciones al reglamento de tránsito conforme a las emisiones y regulaciones, la próxima instalación de radares capaces de detectar aquellos vehículos que ya no estén en condiciones de circular sin antes una verificación o aquellos que con “ayuda” pasaron dicha verificación y aún más grave el escándalo de Volkswagen con sus motores alterados.

A todo esto muchas personas pueden pensar: “estamos cada vez más mal” pero estos casos sirven para inspirar a personas que aprovechan  estas circunstancias para poder innovar y hallar área de oportunidad.

Y este es el caso del inventor Pedro Castañeda Jiménez (debemos mencionar que esto es talento 100% mexicano) el creo recientemente un aparato básicamente denominado como un “Generador de Hidrógeno” el cual consiste en inyectar el elemento al encender el motor, para que el hidrógeno entre al sistema debido a que es un elemento ligero que cuenta con 138 octanos, lo que permite eliminar los contaminantes, (¿Octanos? ¿Qué es eso? Nos referimos a la escala que recibe un carburante (combustible) al momento de ser comprimidos por el cilindro del motor que lo este consumiendo).

La construcción del primer prototipo, llamado generador de hidrógeno, tomó poco más de dos años y recientemente aprobó con éxito las pruebas técnicas a que fue sometido por parte de la Secretaría de Protección al Ambiente de Baja California (SPA).

En las pruebas técnicas realizadas por el organismo estatal, bajo los parámetros que impone el Programa de Verificación Vehicular Ambiental, se comprobó que el generador de hidrógeno disminuye en promedio 60 por ciento las emisiones de monóxido de carbono (CO), dióxido de nitrógeno (NO2) e hidrocarburos (HC) generadas por motores de vehículos.

Castañeda Jiménez resalta que el prototipo no genera oxidación en sus celdas, lo que garantiza una reducción eficiente de los niveles de gases contaminantes emitidos (osea evita el desgaste y el aparato no va perdiendo eficiencia con el paso del tiempo).

La construcción del primer prototipo, llamado generador de hidrógeno, tomó poco más de dos años y hace poco se aprobaron con éxito las pruebas técnicas a la que fue sometido por parte de la Secretaría de Protección al Ambiente de Baja California (SPA).

En las pruebas técnicas realizadas por el organismo estatal, bajo los parámetros que impone el Programa de Verificación Vehicular Ambiental, se comprobó que el generador de hidrógeno disminuye en promedio 60% las emisiones de monóxido de carbono (CO). El dispositivo también es capaz de bajar el dióxido de nitrógeno (NO2) e hidrocarburos (HC) generadas por los motores de los vehículos. Debido a que el prototipo no genera oxidación en sus celdas, garantiza una reducción eficiente de los niveles de gases contaminantes emitidos.

El generador de hidrógeno tendrá un precio estimado de $3,500 pesos, una cantidad de cierta forma baja si se compara con el costo de reparar el motor de un vehículo que rebasa los niveles máximos de emisiones contaminantes, indicó el desarrollador.

El dispositivo no requiere de mantenimiento ni ajustes, ya que sólo el conductor del vehículo será el encargado de rellenar con agua electrolizada el depósito del generador, para mantener la conductividad de sus celdas internas.

“Al cliente que lo adquiera se le garantizará satisfacción total, ya que podrá probarlo por 15 días y si no hay resultados, se le hará la devolución total del importe”

El equipo se encuentra en trámite de patente ante el Instituto de la Propiedad Intelectual (IMPI), con el nombre “Generador de hidrógeno y oxígeno a través de agua sin provocar oxidación de las placas debido a la producción carente de contaminantes”. Castañeda Jiménez busca inversionistas y alianzas estratégicas que le permitan fabricar en serie el generador de hidrógeno con materiales resistentes y de alta calidad, pero con el objetivo de mantener su precio en la comercialización.

Todavía falta desarrollar el plan de negocios y marketing para posicionar el producto a nivel nacional, pero los primeros pasos ya están dados. Que sus celdas no se oxiden, que bajen en más de 60% los contaminantes de vehículos, así como haber solicitado el registro de sus derechos ante el IMPI.

¿Qué te parece? ¿Comprarías este maravilloso aparato?

Temas Relacionados