¿La tecnología esta para ayudarnos o perjudicarnos?

 

La tecnología gracias a las ciencias es posible un mayor desarrollo en todas las áreas pero la pregunta siempre ha estado presente, ¿Quiénes se benefician y quienes son perjudicados? A nuestro criterio, todos tenemos de ambas partes, ya que la ciencia no es buena o mala, por eso debemos tener cuidado de donde la utilizamos.

 

En este caso la tecnología ayuda a los asegurados y puede perjudicar a las aseguradoras si no saben cómo aplicar sus propios criterios cuando traten de mejorar el rendimiento de sus pólizas y mejorar la experiencia usuario/comprador ofreciendo un servicio de seguro personalizado. Pero estamos a favor de ser positivo porque de esa forma se pueden ofrecer seguros conforme no a necesidades sino al uso. Un repartidor de pizza no requerirá lo mismo que un ama de casa que solo va al supermercado y por los niños a la escuela.

 

Una muestra de la mejora en la expedición de pólizas la vemos con estas aseguradoras. Que ojalá próximamente se aplique en México, un país que requiere mucho la cultura de seguros y que puede impulsar el resguardo de los ciudadanos.

 

Empecemos.

 

Monitoreo voluntario.

Los conductores que compran seguros con cierta compañía en estadounidense, tienen a elegir una opción: Pueden ofrecer algunos datos de información sobre sí mismos y recibir una cuota basada en el comportamiento de personas similares, o pueden instalar un pequeño dispositivo en sus autos.

 

El aparato monitorea su forma de conducir y ajusta la tarifa que pagan en consecuencia. Quienes evitan frenar bruscamente y permanecen fuera de los caminos en las noches pueden obtener un descuento de hasta 30 por ciento sobre la prima. El aparato que usan, son gadgets de uso común que en convenio con la productora la aseguradora lo ofrece a sus clientes con el fin de que este pueda conectarlo a un dispositivo móvil de sus elección y este registre lo que les interesa a ambos de tal forma que no es complicado cumplir con esa medida voluntaria.

El aparato no tiene un costo extra a su póliza, solo debe comprometerse a no alterarlo u averiarlo.

 

Mi kilometraje me dice cuanto pagarte.

 

A quienes conducen relativamente poco, una aseguradora que se encuentra San Francisco, simplemente les cobra por distancia recorrida. Gracias a un dispositivo que se coloca en el auto para medir y analizar su kilometraje y sobre eso se le cobrará la prima mensual.

 

El pequeño aparato funciona igual que un GPS, ya que también te permite buscar lugares, seguir indicaciones, reloj e incluso reproducir música, más que nada gracias a su conexión a Internet la aseguradora puede recibir en tiempo real que tanto conduce el cliente y poder deducir el costo de su póliza sin que se comprometa el costo beneficio y recibir un buen servicio. Y extra ya que si tienes algún siniestro el aparato puede solicitar de inmediato la presencia de una ambulancia, policía, ajustador incluso contactos personales.

Pólizas según tu salud actual

 

Una compañía en sudafricana de seguros de salud que se ha extendido a Europa y Asia, tiene tres millones de tenedores de pólizas que han optado por un plan similar. Pueden obtener descuentos demostrando que cuidan de sí mismos, por ejemplo usando un dispositivo que monitorea su condición física o uniéndose a un gimnasio. Incluso se puede adquirir los beneficios del programa cuando evidencias el rendimiento que llevas de entrenamiento o de cuidado, compartiendo el historial de tu aplicación móvil para que sea evidencia de la promesa de salud.

 

Gadget de condición física

 

Una aseguradora de Nueva York, da a los asegurados un rastreador de condición física: Cuando alcanzan una meta establecida – digamos, caminar 10,000 pasos en un día – reciben un reembolso de un dólar. Este aparatito ayuda a monitorear al asegurado, para que de su mejoramiento o cuidado de su condición física pueda recibir una retribución a sus acciones. Sí eres de los que no pueden ir al gimnasio pero pueden caminar mucho, este aparato y seguro es para ti ya que la retribución será de gran ayuda a tu bolsillo.

 

Las aseguradoras típicamente dependen de aspectos más directos para evaluar el riesgo, como edad, sexo y estado marital. Sin embargo, suponer que todos los conductores varones, jóvenes y solteros son imprudentes, por ejemplo, y que las conductoras de edad mediana y casadas son cautelosas, a menudo es impreciso.

 

Los dispositivos de monitoreo ofrecen una riqueza de datos, y también las redes sociales, los historiales de tarjetas de crédito y otros registros digitales.

Sí alguna aseguradora en México aplicará este tipo de acceso tecnológico para el análisis de datos que generamos podría beneficiar al crecimiento de los seguros en México donde el precio sería lo más variado porque estaría a un nivel personalizado elevado y el acceso sería más fácil de lo que es. Permitiendo al país beneficiarse y protegerse cuando suceda algún imprevisto.

 

¿Qué opinas?

Temas Relacionados