Estos vehículos no generan emisiones cuando son utilizados en su modalidad totalmente eléctrica.

 

“Más allá de contribuir en la disminución de la emisión de contaminantes a la atmósfera, conducir un automóvil eléctrico también puede ayudar al bolsillo de los conductores, ya que puede reducir alrededor de 40 por ciento los costos de traslado, respecto a un carro tradicional”.

 

La gerente de Planeación y Estudios de Mercado de General Motors México, Miriam Rodríguez Rovira, señaló que a pesar de las ventajas que representa esta tecnología, el principal reto para su penetración es su recarga en los hogares, debido a temas de infraestructura y a las tarifas eléctricas en el país.

 

Expuso que los resultados del programa Experiencia Chevrolet Volt arrojaron que estos vehículos, además de no generar emisiones cuando son utilizados en su modalidad totalmente eléctrica, pueden reducir hasta 40 por ciento los costos de traslado, al ser recargados en un esquema de tarifas corporativas.

 

Sin embargo, precisó, la recarga de un vehículo eléctrico en casa es uno de los principales retos a superar para impulsar la penetración de esta tecnología en el mercado. Lo anterior, explicó, ya que los costos de las adecuaciones a la infraestructura eléctrica y el nivel de las tarifas domésticas pueden impactar los beneficios económicos, aunque en el largo plazo este impacto se diluye.

“Observamos por ejemplo que, para hacer posible una carga en casa del vehículo, siete de cada 10 hogares de los usuarios participantes en ‘Experiencia Chevrolet Volt’ requerirían modificaciones en la infraestructura eléctrica del hogar” , afirmó en un comunicado.

 

Rodríguez Rovira señaló que esta iniciativa inició hace más de dos años para entender las condiciones de uso, la infraestructura y los factores económicos necesarios para facilitar la adopción de vehículos eléctricos en México.

 

“Con la acumulación de estas experiencias, General Motors se prepara en el corto plazo para el lanzamiento comercial de vehículos eléctricos en el país y para impulsar a la par, de la mano de Gobierno Mexicano, nuevas fases de análisis que permitan acumular más experiencia y optimizar el desempeño y los beneficios de este tipo de tecnología en México”, afirmó.

 

CFE pondrá medidores exclusivos en casas que tengan autos eléctricos

 

Enrique Ochoa, director general de la CFE, señaló que la iniciativa es parte de un convenio formado con la AMIA para promover la compra y el uso de vehículos eléctricos.

 

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) colocará medidores exclusivos para autos eléctricos o híbridos en hogares mexicanos que tengan uno de estos vehículos, lo cual no afectará el consumo diario.

Los medidores exclusivos tienen como finalidad separar el consumo de los hogares con el que tienen los vehículos, debido a que las baterías de estos autos pueden tener un gasto económico de entre 8 mil y 10 mil pesos mensuales en recargas por cada 20 mil kilómetros.

“Nos comprometemos a promover acciones de electrolineras con tomas universales para autos eléctricos en espacios públicos o privados, también dedicaremos una planta de generación eléctrica de fuente renovable exclusiva para autos eléctricos en el país”, señaló en conferencia Enrique Ochoa, director general de la Comisión.

 

El directivo explicó que esto es parte de un convenio que firmaron con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) con la finalidad de acelerar la venta de este tipo de vehículos.

 

“Los autos eléctricos tienen un menor gasto que los autos de combustión interna”, dijo Eduardo Solís, presidente de la AMIA.

 

La petición por estos medidores especiales ya puede ser solicitada por teléfono a la CFE. Entre los requisitos están la factura del vehículo, para corroborar si realmente posee un auto de este tipo.

 

“La CFE se hará cargo de los gastos sobre estos medidores”.

 

En México apenas existen en circulación 200 autos eléctricos e híbridos, mientras que Estados Unidos supera los 50 mil, por lo que hay un gran potencial de venta para estos autos, consideraron.

 

Eduardo Solís se congratuló por el apoyo de la CFE, la cual también se comprometió a comprar autos eléctricos para su operación interna.

 

“Aún falta por tratar el subsidio para acercar este tipo de productos a las personas; las armadoras piden que sean libres de impuestos como el IVA”, dijo el representante de la industria.

 

En México se ofrecen dos autos eléctricos de las marcas BMW y Nissan.

 

Consulta nuestro artículo: “Las automotrices admiten la necesidad de autos eléctricos”

y consulta como estos autos en México tienen presencia.

   

Temas Relacionados