Durante este año hemos escuchado muchas “actualizaciones” del reglamento de tránsito del Distrito Federal y del programa “Hoy no circula” simplemente porque se requieren medidas contra las adversidades que se están enfrentando en el medio ambiente y el tránsito de la ciudad.

Los programas ambientales son más que necesarios en nuestro país y sobre todo en la capital, debido a que somos el país número 10 a nivel mundial en contaminación por lo cual debemos enfrentar todo el daño que estamos generando al planeta, así que el gobierno decidió poner en marcha los programas de calidad,  y más por el escándalo de la alemana Volkswagen.

Ahora bien, ¿Ya hiciste tu verificación? ¿Obtuviste el holograma Cero? y por último ¿Diste tu “mordida” para obtener? sino tranquilo, que bueno que tu auto es indicado para circular todos los días y no ser una carga más al medio ambiente, pero sí eres de los que se arriesgo a “dar una mordidita” para salir bien en la verificación, te tengo muy malas noticias. ¿Listo?

El Gobierno de la Ciudad de México esta por implementar esta medida(no te preocupes esto tardará quizá medio año, pero esta muchas instituciones y autoridades acelerando la aprobación gubernamental para su inmediata implementación) con el fin de “captar” a aquellos autos que infligieron la ley y aquellos autos que ya no están siendo ecológicos, esto como efecto del paso del tiempo así que aquellas personas podrán ser detectadas para corregir estas las irregularidades emergentes.

Pero eso no termina aquí, hay más aún, el pasado 23 de septiembre, el gobierno de la ciudad anunció la puesta en marcha de 38 patrullas ambientales, algunas equipadas con artefactos llamados opacímetros, que también miden la contaminación, aunque, de manera menos eficiente que los sensores remotos. Con esta inversión, valuada en 30 millones de pesos, el GDF buscará paliar las deficiencias de los Verificentros y poder comenzar a multar a los conductores que, con una `ayuda´, han burlado las normas ambientales en vigor en la capital.

¿Cómo funcionan estos artefactos?

El sensor remoto emite luces ultravioleta que miden la intensidad de la luz. Dependiendo de la sombra generada por el humo que sale de los escapes se puede definir qué tan contaminante es un vehículo.

Para hacer la medición sólo se necesita medio segundo. En este tiempo, se calcula la cantidad de gases emitidos por el auto. Si el aparato detecta una alta concentración, entonces toma una fotografía a la placa del vehículo y también mide su velocidad, para hacer llegar a su domicilio la multa correspondiente.

Que buena sorpresa nos tenían guardada, ¡¿Verdad?! ¿Qué opinas?

Temas Relacionados