¿Te gusta oler gasolina?

No te preocupes te explicaremos los efectos de oler la gasolina cuando estás expuesto a ella.

Cada vez que vamos a la gasolinera siempre es detectable ese peculiar aroma que en automático algunas personas lo consideran agradable y para otras es muy desagradable.  Me refiero a que oler gasolina es una acción que indirectamente disfrutamos cada vez que pasamos a cargar combustible para nuestro vehículo por lo cual se trata sin duda de uno de esos olores que, para bien o para mal, no dejan a nadie indiferente.

Resulta chocante pensar cómo este derivado del petróleo puede causar en nosotros un sin número de sensaciones de todo tipo, incluso cuando no lo estamos inhalando directamente. Ahora conocerás el por qué esta particular fragancia de oler gasolina resulta tan agradable para algunas personas y no tan atrayente para otras. nuestra exposición a este compuesto es mínima y no resulta dañina.

Lo que ocurre cuando inspiramos profundamente en un ambiente con gasolina podría asemejarse a la embriaguez que experimentamos por los efectos por ejemplo del alcohol. En este caso, oler el combustible actúa como un anestésico que suspende brevemente la función del sistema nervioso, pudiendo provocar un estado de euforia. De ahí la razón por la que algunos encuentran el olor tan placentero porque provoca experimentar la sensación de bienestar y alegría como resultado a la exposición de este combustible.

Por otro lado, la percepción de los aromas está estrechamente ligada a las distintas emociones y sensaciones que son reguladas por el sistema límbico*. Esto explicaría la asociación de la penetrante esencia con ciertos momentos de nostalgia, evocando los buenos recuerdos como los viajes de carretera, el primer encuentro con alguien especial, etc. Del mismo modo, el olor podría relacionarse con experiencias negativas vividas por la persona, y por ello comenzar a percibirlo como desagradable.

Así que el oler la gasolina será una experiencia muy diferente para cada persona, sin embargo también quiere decir que al experimentar cualquiera de estas experiencias (buenas o malas) significa que el estimulo de las neuronas esta funcionando de manera correcta, osea tienes un cerebro funcionando perfectamente, pero para aquellas personas que no les provoca sensación alguna o presenta síntomas como dolores de cabeza, desmayos, vomito o similares puede que tengan un problema con el procesamiento neural, lo cual provoca que su cuerpo reaccione de manera diferente a lo que les vengo hablado durante este artículo.

*El sistema límbico es un sistema formado por varias estructuras cerebrales que gestionan respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales. Está relacionado con la memoria, atención, instintos sexuales, emociones (por ejemplo placer, miedo, agresividad), personalidad y la conducta.

Con el fin de proteger al organismo, los seres humanos estamos condicionados para evitar aquellos olores que resulten nocivos. En cualquier caso, los vapores emitidos por la gasolina se hallan en una concentración relativamente baja, y no suponen ningún riesgo si no se inhalan directa e intencionadamente. Los amantes del inconfundible olor podrán seguir disfrutando sin peligro del momento de repostaje en la gasolinera, siempre y cuando lo hagan con moderación.

¿Qué te parece? Ya no te sientas culpable de disfrutar momentáneamente el poder oler gasolina (de manera moderada) cuando estés cargando combustible para tu auto, porque somos victimas de los efectos de la naturaleza de este compuesto.

Visita nuestro Instagram para ver más curiosidades como este artículo. bit.ly/AhorraSegurosInstagram

Temas Relacionados