El reciclaje es un arte en sí, pues además de salvarle la vida a algo destinado al olvido, puedes transformar cualquier objeto que parecía inútil y viejo en algo increíble y práctico. Y por si todo esto fuera poco, reciclar también ayuda al medio ambiente, pues los neumáticos viejos son el martirio de la naturaleza, y por eso decidimos mostrarte como hacer algo para que tus viejas llantas no se amontonen en tu patio ni dañen el ambiente en algún basurero o río.

Si eres de las personas que a las que les gusta las cosas rústicas, adorarás está opción, pues además de ser una muy buena pieza decorativa no necesitarás invertir mucho. Sólo necesitas un neumático, cuerda, pegamento de silicón, madera cortada en un círculo con las medidas del hoyo de la llanta, cortadora, tornillos y barniz.

¡En 9 pasos podrás hacerlo tu mismo!

1.- Limpia muy bien la llanta, es importante retirar cualquier residuo de polvo. Enseguida corta la tabla en círculos que cubran muy bien el agujero de cada lado del neumático.

2.- Deberás hacer unos agujeros para luego poder atornillar las tablas, es recomendable hacer entre 12 a 20 para que esta fijada la tabla.

3.- Aprieta lo más que puedas para que la tabla este bien fija porque luego que sea cubierta con la soga será muy difícil de “reparar” los descuidos.

4.- Ahora con el silicón caliente pega la punta de la cuerda en la madera.

5.- De este modo comienza a girar la llanta hasta cubrirla, esto es un paso tardado ya que debes colocar silicón y soga al mismo tiempo, para darle un acabo estético más profesional.

6.- Cuando hayas cubierto toda la superficie continúa realizando círculos a lo largo del borde del neumático, recuerda no hacer tanta presión de jalar la cuerda o esta perderá el patrón y el sentido.

7.- No escatimes en pegamento y asegúrate de que la fijación sea perfecta.

8.- Cuando completes el neumático, asegura la punta con bastante silicón; una vez seco formará como una capa. sobre esa capa atornilla la punta y quedará más segura.

9.- Ahora sella con el barniz transparente. Puede ser del utilizado para la madera

¡Listo! Ahora ya tienes un asiento rústico en tu casa, también lo puedes usar como taburete e incluso le puedes agregar patas para una mayor altura

¿Te vas a animar a hacerlo? No olvides compartinos en nuestras redes tu resultado.

Temas Relacionados