¿Es necesario contratar un aval para contratar un Seguro?

Desde todos los tiempos, estamos rodeados de muchos riesgos que atentan nuestro bienestar ya sea económico o físico, sin embargo en nuestro alrededor encontramos constantes ofertas para poder contratar un seguro, ya sea de manera diferente o de tipos diferentes; para el ahorro, hogar, de vida o gastos médicos, pero hoy en día el que es el más contratado es el auto, quizá este porque ya por ley es obligatorio, pero aún existen muchas incógnitas al respecto y una de ellas es si se necesita un aval para contratar.

Cuando una persona decide contratar un seguro a cambio de una prima o monto de dinero, ya sea en una o varias parcialidades según el plan que elija, por lo que pacta una contraprestación o del capital asegurado, que será abonada al beneficiario por una o más personas en caso de que se produzca un siniestro y que está deba hacer valer sus derechos, que suceda alguno de los hechos asegurados definidos en el contrato.

Como un ejemplo de ello está el de un seguro de auto y en el daño a terceros, pues una persona contrata una póliza de seguro para que pueda cubrir el riesgo de provocar un siniestro al volante; de lo que sí es un hecho que se va a producir y que se tiene en la responsabilidad de resolver, el seguro se hará cargo de los daños que le hayan sido causados a los demás vehículos, para las personas y los demás bienes que hasta el importe máximo pactado en el contrato.

Para una persona que decida contratar un seguro, lo más conveniente será que este consiente de lo contratado ya sea en los términos y las condiciones de su contrato o de las que se pueda hacer frente a las consecuencias, bien de las indemnizaciones a terceros, la paralización de la actividad de un negocio o en la reposición de los bienes, en caso de accidente o enfermedad poder contar con el apoyo y la estabilidad de la atención médica etc. por eso se dice que el objetivo primordial de un seguro es el de que puedas hacer un ahorro futuro.

Se ahorra porque la persona beneficiada o la que contrató el seguro pone de su parte tan sólo la cantidad que se pactó en la póliza como prima, que por lo regular es menor a los daños que se suelen cubrir, en dichos casos de siniestros más significativos, es cuando el de mayor valor que tiene el seguro, pues de la diferencia entre el disponer o no de uno es que podrá ser que un negocio cierre o que pueda continuar con la actividad en la que la familia tenga o no un lugar en donde vivir y que la estabilidad económica sea la requerida.

Con la estabilidad y protección de un seguro también se pueden tener períodos de carencia, estos son los periodos de tiempo pactados durante los cuáles el seguro no va a tener tales efectos.

Estos períodos se van a utilizar con la convicción de proteger a las compañías de posibles fraudes, de las personas que deseen contratar un seguro y para el momento que ya se haya producido un siniestro; de tal manera, es que un seguro puede contratarse con el periodo de carencia y sin la necesidad de un aval, y que según elijan ambas partes como ejemplo, dos meses lo que va a significar que hasta ese momento que pase el tiempo desde la firma del contrato, no se tendrá algún efecto y por tanto, no procederá ninguna compensación al beneficiario en el caso de que suceda alguno de los hechos del asegurado.

¿Qué es un Aval?

Antes de que decidas firmar como aval para algún trámite recuerda que en la contratación de un seguro o es precisamente necesario un aval; ¿alguna vez te ha pedido o tú se lo has solicitado a alguien, ser aval de alguien suele implicar diferentes obligaciones y/o responsabilidades, por lo que quizá no estés del todo familiarizado con el término, pero es muy importante que sepas en qué va a consistir, las implicaciones que esté pueda tener.

Para que una institución financiera otorgue un crédito lo que debe realizar es un estudio, esto a la persona que lo desea o solicita, ello con el fin principal de que la institución verifique que podrá pagar el monto del dinero prestado y que exista la garantía de que se cumplirá con el contrato, ya que si se llega a detectar una insuficiencia económica o de la falta de patrimonio como garantía para el cobro del crédito, entonces se va a recurrir a la firma y el consentimiento de un aval.

Esta figura se va a hacer presente en el contrato, oficio o título de crédito y otro tipo de instrumento en el que se vaya a establecer el compromiso de la persona que se presente como aval. Es decir que se va a responsabilizar de cumplir con la obligación financiera del deudor en el caso de que éste, por algún motivo no pueda pagar el crédito otorgado.

¿Cuáles son las responsabilidades de un Aval?

Antes de que decidas ser aval de alguien, lo primero que deberás hacer es informarte, por lo que te recomendamos que analices los siguientes puntos para antes de que tomes la decisión y procedas a firmar.

  • Considera todo lo que debas saber de la persona que te solicita el apoyo, si se trata de un familiar, un amigo o simplemente sea un conocido; verifica que sea alguien suficientemente responsable y formal, por lo que puedes investigar sus hábitos de pago al preguntar a otras personas sobre su comportamiento.
  • Infórmate y aclara todas las dudas que te surjan sobre el tipo de crédito que como aval vayas a tener compromiso, toma en cuenta que la deuda puede llegar a ser tuya y que deberás estar informado sobre los detalles por cualquier contingencia que se llegue a presentar.
  • Ten la solvencia económica, esto es primordial, recuerda que para ello necesitarás estar preparado en caso de que tu avalado necesite ayuda con su préstamo y que así evitan problemas.
  • Ingresos estables para ello deberás asegurarte que tus ingresos y los del avalado sean estables y que no tengan deudas gravosas para que puedas apoyar a tu avalado en el caso de que lo llegue a necesitar.
  • Si diste el sí para ser aval, mantente siempre informado sobre la deuda, deberás involucrarte lo más que puedas, pregunta a tu avalado sobre la situación económica y de manera periódica cerciorarte de que está haciendo correctamente las cosas, para que ninguno de los dos incurra en problemas.

    Razones para contratar un seguro y sin aval

    La mayoría de las personas sólo adquieren un seguro en el momento que es obligatorio, como el caso de los seguro de auto y su responsabilidad civil ante daños a terceros, o como cuando compran una nueva vivienda. Para pagar un seguro ahora e inclusive si el estado del prestamista no lo exige en lo que se puede constituir a una importante protección si lo que ocurre es un imprevisto o un evento inesperado, por todo ello te presentamos las principales razones por las que contratar una póliza de seguro podría ser la protección que necesitas para cuidarte ante una pérdida financiera.

    1.-Seguro de Gastos Médicos Mayores: Esto puede ser debido de una enfermedad inesperada o inclusive si la salud es buena, una enfermedad o lesión de imprevisto pueden ser los causantes o los que te obliguen a pagar de tu bolsillo, en caso de no contar con un seguro médico. Si bien es que puedas ahorrar dinero cada semana optando por limitarse o excluir un plan de seguro médico individual o del empleador, en los costos de no tener un seguro que podría ser aún más o a largo plazo. Si no se tienen un seguro y de manera imprevista se va a requerir cirugía u otras atenciones de emergencia, en el gasto que será por el monto total de los servicios de calidad lo que podría traducirse a miles de pesos; sin embargo si cuentas con un seguro, los gastos a tu cargo son quizá mucho más bajos.

    2.-Seguro de Hogar: ante un posible robo en la vivienda, en el caso de los propietarios de una vivienda y en el de los arrendatarios que se enfrenten en el riesgo de que su propiedad pueda resultar dañada por algún desastre natural o como pueda ser el caso de un incendio o una tormenta, o en los que pueda sufrir un robo.

    Si se llega a experimentar un desastre de este tipo ya sea natural o de un robo, deberá pagar para que le sean reemplazadas todas las pertenencias si no se tiene un seguro. O que quizá se crea que las pertenencias no justifiquen el valor de las primas de seguro, pero de que sólo se reemplacen los artículos electrónicos se podría constar de una fuerte cantidad de dinero, de lo que va a depender de los productos que se tenían en casa.

    No obstante si se cuenta con una póliza de seguro que se haya contratado sin la necesidad de un aval, su cobertura puede ayudarte a reemplazar los artículos y más que solo eso podrá hacer las reparaciones que surjan en el hogar.

    3.-Seguro de Vida: Para la pérdida de un ser querido, esta es una de las situaciones que pueden ser las más difíciles con el simple hecho de pensarlas, pero para poder estar preparados para la pérdida de un integrante que se genere en los ingresos es la manera en la que se puede proteger a la familia.

    Una póliza de seguro de vida que puede ayudarte a cubrir los gastos de mantenimiento de la familia tales como el préstamo hipotecario, o de las cuentas de la unidad familiar; los gastos de cuidado infantil o la matrícula y de los gastos finales tales como los costos de un funeral y de los impuestos.

    El beneficiario o contratante del seguro es reducir el riesgo financiero y de darle el apoyo que se necesita cuando ocurre un evento inesperado, o del seguro que le permita quitarse carga de preocupación por las situaciones hipotéticas y concentrarse en lo que realmente importa.

    Temas Relacionados