Cuando de exceso de alcohol se trata, las cifras son contundentes
Sé que muchos hemos hablado de este tema por lo menos una vez, sin embargo parece que no muchos pueden quedarse con el verdadero mensaje de insistir tanto en este tema. No es por ser desalmado, se trata de que todos conozcamos, que puede pasar cuando somos víctimas de estos accidentes, porque por lo menos la mitad muere como víctimas de aquellos que iban manejando, lo cual los convierte en víctimas y en los perjudicados. En México, los accidentes relacionados con el alcohol son la causa número uno de muerte entre los jóvenes de 15 a 24 años (uno de cada dos decesos) y la tercera en adultos de 30 a 45 años.   El alcohol es la principal causa de accidentes automovilísticos. Una de cada 5 personas que maneja en estado de ebriedad se accidenta; y de estas, una de cada 10 muere. Pero 5 de esas 10 no recupera su condición al 100% 15 mil jóvenes mueren al año en nuestro país en accidentes y actos violentos relacionados con el alcohol: 42 cada día, el equivalente a un salón de clases. La mayoría de estas víctimas no alcanzó la mayoría de edad. Después de las 2:30 AM ocurre el 75% de los accidentes automovilísticos mortales. En México, existen registrados alrededor de 3 millones de alcohólicos, y de 12 a 13 millones están hoy entrando en fase de dependencia. De cada 6 adolescentes, uno es alcohólico. El mayor problema de alcoholismo temprano ocurre en el DF, donde el 45% de los adolescentes consume alcohol y el 17% presenta problemas de ingestión excesiva. El 50% de los adolescentes prueba el alcohol a los 12 años y a los 14 lo consume por lo menos 3 veces al mes. Existe una clara tendencia a beber la primera copa a edades cada vez más tempranas. El 10% de los adolescentes de 12 a 17 años que beben ha tenido problemas con la autoridad por conducir en estado de ebriedad y el 5% por iniciar peleas. ¿Cuál es la insistencia de estos temas? El que no solo veamos por nosotros, porque de cierta forma alguna persona ajena puede terminar perjudicada, lo cual representa una responsabilidad alta. Sí tomas, ¿Te preocupas por lo que puedes ocasionar? No te estamos diciendo que no bebas, sino que lo hagas con responsabilidad porque pareciera que no captamos el mensaje.    

Piensa el verdadero mensaje de estas palabras, esperamos entiendas que puede pasar.

    (Fuentes: AMIS)

Temas Relacionados