Modelo Tsuru de Nissan y Aveo de Chverolet son los autos más inseguros que hay en México a pesar de ser los más comercializados, razón por la cual es indispensable mejorar los niveles de seguridad en vehículos en los cuales hacemos uso privado o público.

El Programa de Evaluación de Autos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin Ncap) aconsejó al gobierno de México robustecer las normas de seguridad vehicular, luego de comprobar que los autos más vendidos Tsuru y Aveo, entre otros, no son seguros para los pasajeros.

Según Alejandro Furas, secretario general de Latin Ncap, los vehículos que se venden en el país presentan graves fallas de seguridad que incluso provocan la muerte de los ocupantes, las mismas unidades, pero con mayor seguridad, son para exportación: “Se necesita ser más exigentes con el tipo de vehículos que están en circulación” en México, sobre todo si las armadoras están capacitadas para ello, argumentó.

Recordó que en los últimos 20 años la flota vehicular en el país se ha cuadruplicado, pues desde entonces a la fecha ha crecido a un ritmo de 6.6% anual, al pasar de 7.2 millones de autos, en 1995, a más de 25.8 millones en la actualidad.

Según informó, el sistema de seguridad que se discute en México no se obliga a las armadoras a incorporar mejoras precisas, sino que da libertad de elegir entre las regulaciones brasileña, coreana, japonesa y la estadounidense o las regulaciones del Foro WP 29 de la ONU. Ello anula que los autos para los mexicanos tengan la posibilidad de tener seguridad equiparable al que se ha logrado implementar en Estados Unidos y Europa, en donde han bajado drásticamente las fatalidades en accidentes automovilísticos.

Vídeo: Prueba de choque Tsuru

Declaró en conferencia de prensa que lo más preocupante de la regulación es que toma como referencia una norma de 1971 (71/320/EEC) relativa al tipo de frenos, lo que hace al país estar 20 años retrasado en el tema.

Esto advierte que en este sentido el “lobby” de las marcas ejerce mucha presión para evitar una regulación en México de perfil internacional y amenazan con incrementos de costos en los vehículos de hasta dos mil dólares, cuando el simple costo de la implementación de una bolsa de aire es de entre 50 y 100 dólares.

Nissan Tsuru es el vehículo con mayor índice de mortalidad en todos los sentidos. Entre 2007 y 2012 hubo 2011 siniestros fatales en México de este modelo, resultando 4102 personas fallecidas. Esto representa un promedio de 335 siniestros de tránsito fatales por año y 684 fallecidos por año.

“Al continuar vendiendo el Tsuru en México, Nissan está explotando la falta de normas de pruebas de choque y exponiendo a sus clientes a un riesgo totalmente evitable de muerte y lesiones graves. Previo a la aplicación de las Normas de Seguridad de la ONU, Nissan debe hacer lo correcto y retirar de la venta este modelo de calidad inferior e inseguro”.

Es importante señalar que el Nissan Tsuru fue probado por Latin NCAP en el año 2015 y obtuvo cero estrellas de 5 para ocupante adulto e infantil.

“Los fabricantes hablan de incremento de precios de mil a dos mil dólares, con el propósito de poner a la gente en contra de estas medidas”. En México, continuó, están a la venta vehículos cuya comercialización se tiene prohibida en otros países por normatividad de seguridad, como lo es el Tsuru y el Aveo, justamente los más populares entre el consumidor.

No es que las armadoras inclumplan con la normatividad, sino que el gobierno de México deberá ser mucho más estricto al respecto, lo que obligará a los fabricantes a vender sus unidades con mejores sistemas de seguridad. Medidas más rigurosas para el mercado interno no afectan en ningún momento el nivel de inversiones, toda vez que más de 80% de todo lo que se produce en el país es para los mercados de exportación, en donde la normatividad es sumamente estricta, recordó.

Vídeo: Prueba de choque Aveo 

La prueba, dijo, es que México está a punto de producir vehículos premium para los mercados mundiales. Latin Ncap lleva a cabo pruebas de impacto con unidades hasta 64 kilómetros por hora, en donde en el caso de las unidades más vendidas en el país se corre el riesgo de sufrir lesiones graves y hasta la muerte.

Y es que las unidades que se fabrican para el mercado mexicano no están obligadas, por normatividad, a incluir bolsas de aire y frenos ABS en sus versiones más básicas, lo que puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte de los ocupantes de un vehículo, advirtió.

Recomendó erigir una agencia nacional de seguridad vial que determine el técnico que inspeccionará si el vehículo cumple o no con las condiciones de seguridad. Y es que “en México los autos más vendidos están reprobados en sus elementos de seguridad, mientras que en otras regiones del mundo, industria y gobierno se han comprometido con vehículos seguros”, señaló el secretario general de Latin Ncap, Alejandro Furas.

El especialista sostuvo que la Secretaría de Economía trabaja en la actualidad en el primer proyecto de norma (PROY-NOM-194-CFI-2014) en seguridad vehicular que, sin embargo, “tiene fallas de origen, ya que permite al fabricante elegir entre estándares extremadamente laxos y muy exigentes, sin garantizar a los consumidores vehículos seguros”.

Otras persona leyeron:

 Autos eléctricos que son o no seguros en accidentes

Los autos BAIC llegan a México

Los 10 autos que más te protegen en caso de accidente

Temas Relacionados