10 julio, 2019
  • Rating: 

¿Ya visitaste el Museo del Automóvil?

Cualquier objeto que está a tu alrededor tiene una historia y los vehículos que utilizas para viajar no son la excepción, por eso una gran opción para que conozcas cómo fue el surgimiento del coche que manejas es visitar el Museo del Automóvil que se ubica en la Ciudad de México.

Al sur de la capital se encuentra este particular museo, que se suma a los 156 recintos de este tipo que actualmente están abiertos al público, complementando la variada oferta cultural que caracteriza a la ciudad.

Pero si de saber la historia de los vehículos se trata, también existe el Museo del Automóvil en Puebla, que está rodeado de todo un escenario arquitectónico que vale la pena visitar cualquier fin de semana.

¿Cuándo se fundó el Museo del Automóvil en la CDMX?

Ubicado en la Avenida División del Norte, el Museo del Automóvil es un recinto que abrió sus puertas por primera vez en 1991, aunque su construcción comenzó en el año de 1989, según la información que proporciona el sitio CDMX Travel.

El inmueble construido y habilitado para albergar a distintos modelos de vehículos fue inaugurado por el entonces Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Manuel Camacho Solís hace 28 años, un 22 de febrero de 1991.

El espacio fue creado gracias a Arturo Pérez, un personaje muy conocido en la industria automotriz de México durante de 1950 a 1970 porque era distribuir de vehículos nuevos, usados y un coleccionista que decidió compartir su pasión con más personas.

Se trata de un museo que se creó con el objetivo de mostrar los avances que la industria automotriz ha ido alcanzando a lo largo de los años, por medio de los modelos que se han fabricado en distintos países a nombre de compañías y marcas igualmente diferentes.

Además, el recinto también se inauguró con el propósito de servir como un espacio donde las personas pudieran aprender sobre seguridad vial, un factor indispensable que permite generar correctas conductas cuando los automovilistas transitan por las carreteras de México.

¿Cómo está integrada la colección de este museo?

El Museo del Automóvil cuenta con un espacio total de 4,500 metros cuadrados, donde se da cabida a más de 120 automóviles que cuentan cómo fue la evolución de este medio de transporte a lo largo de los años.

En un video hecho por este museo para YouTube se menciona que este recinto cuenta con la colección de autos más grande de Latinoamérica, que comparten espacio con un área educativa donde se trata de dar difusión a la cultura vial.

Quizá para ti sea difícil imaginar cómo eran los vehículos de antes y posiblemente los has visto solamente en películas; sin embargo, en un espacio de este tipo puedes conocer de primera mano cuáles fueran las etapas que marcaron el desarrollo de los autos como los conocemos hoy en día.

Esto es posible gracias a que en este museo hay vehículos de modelos correspondientes a 1904, un año que se recordará en el mundo porque marcó el nacimiento de la marca Rolls-Royce, una de las marcas que debe su fama a los autos de lujo que fabrica.

Bueno, pues en este museo de la capital hay vehículos fabricados en 1904 hasta las unidades que se ensamblaron en el 2003, el mismo año en que el Volkswagen Type 1, también conocido como “Escarabajo”, se dejó de fabricar.

Este museo capitalino se inspiró en el Museo Nacional del Automóvil de Mulhouse, que está ubicado en Francia, por lo que su colección está integrada por marcas tanto americanas como europeas.

Al entrar a este espacio es posible encontrarse con joyas que distintas épocas, que sirven como testigos de que el paso del tiempo sólo ha traído innovación a la forma en cómo se conducen los vehículos.

“La gente que entra al museo se va muy sorprendida porque no esperan ver ni la cantidad de autos que hay, ni la variedad porque hay autos desde lo primero de la automoción, hablando de un coche de 1902 hasta lo último que está en el corazón de la gente, por ejemplo, un Vocho 2003”.

Lo anterior es parte de lo que se explica en el video que el Museo del Automóvil dio a conocer en YouTube, donde también señala que tienen modelos muy viejos, como una carreta que a pesar de no ser propiamente un automóvil, sirve como ejemplo de los principios de la automoción.

¿Cuáles son los modelos más famosos de este museo?

Como cualquier museo, el del automóvil alberga una colección muy completa que es admirada por chicos y grandes, porque puede ser que alguien encuentre ahí el primer modelo que tuvo o que un jóven se imagine cómo sería conducir un auto clásico en la época actual.

La historia automotriz de este sitio está conformada por diferentes unidades, las cuales dicen algo sobre una época determinada o sobre la compañía que fabricó ese vehículo, detalles que por supuesto están al alcance de cualquier visitante.

Uno de los elementos más característicos del museo es un mural llamado “El hombre y su transportación”, mismo que fue hecho por Francisco Messeguer, y que combina muy bien con la esencia del lugar porque su principal objetivo es que de forma amena y entretenida, los visitantes puedan tener un acercamiento con la evolución de los autos.

  • Volkswagen Sedan, 1969
  • Posiblemente la pieza más famosa del Museo del Automóvil sea un Vocho, el icónico modelo de la marca Volkswagen, que tiene un rasgo muy distintivo en su carrocería, pues está hecha completamente de herrería.

    Esta asombrosa pieza se fabricó para que pudiera ser enviada a Europa unos meses antes de que se celebrara el Mundial de Futbol México 1970, con el propósito de que sirviera como Embajador de la Buena Voluntad y se proyectara una imagen de fraternidad entre los países que participarían en este torneo.

    Los encargados de crear la carrocería de este vocho fueron varios artesanos mexicanos, quienes trabajaron durante algún tiempo para que el resultado fuera perfecto y se conservara por mucho tiempo.

  • Opel Olympia, 1939
  • Este vehículo también tiene una historia que se relaciona con una justa deportiva, pues la marca General Motors lo comenzó a fabricar en el año 1935 con motivo de los Juegos Olímpicos de Berlín, que se celebrarían al año siguiente; sin embargo, conflictos bélicos le pusieron fin.

    La fábrica de General Motors había sido comprada años antes por capital estadounidense, por lo que había modelos que se ensamblaban en Alemania, como el Olympia, hasta que un bombardeo de la Segunda Guerra Mundial destruyó la fábrica y terminó con la producción automotriz.

    De hecho, como consecuencia de este desafortunado hecho histórico se cree que el único modelo de este auto es el que está en el museo de la capital mexicana.

  • Lincoln Continental, 1941
  • Este vehículo fabricado en ese entonces por la compañía Ford Motor llama la atención, inevitablemente, por su belleza y elegancia. Forma parte de la primera generación que se ensambló a partir del diseño que hizo Edsel Bryant Ford.

    La producción de este modelo quedó suspendida un tiempo, después del ataque a Pearl Harbor. A partir de 1956 se retomó su producción y fue tan utilizado en Estados Unidos que se llegó a considerar como el vehículo oficial de los presidentes del país norteamericano.

  • DeLorean DMC 12, 1981
  • Desde Irlanda del Norte este modelo es uno de los más aclamados en el Museo del Automóvil pues forma parte del imaginario de dos generaciones, la ochentera y noventera que crecieron viendo las películas de “Volver al futuro”.

    Este auto fabricado por DeLorean Motors es un símbolo de la cultura y una de las joyas que alberga el museo, por lo que no es raro que muchas quieran tomarse la foto del recuerdo con él.

    Son más de 120 autos los que forman parte de este museo, por lo que sin duda sería complicado enlistarlos todos y además, elegir los mejores depende del gusto de cada persona.

    Este recinto está ubicado en la Avenida División del Norte #3572, delegación Coyoacán.

    El Museo del Automóvil en Puebla, otra joya automotriz

    Para seguir descubriendo detalles de cómo evolucionaron los autos y las historias que muchas veces rodea a ciertos modelos, una gran opción es visitar el Museo del Automóvil en Puebla, el cual se fundó en 1968 por el Club Mexicano del Automóvil Antiguo.

    La colección de este espacio inició con 200 autos de colección, aunque fue hasta 1986 cuando se creó la Asociación del Automóvil Antiguo Puebla y con eso se hizo posible que la colección pudiera crecer.

    Al principio se trataba más de una exhibición itinerante que poco a poco se dio a conocer, hasta que en 1995 se estableció el museo como tal en la ciudad de Puebla, “con el único fin de dar a conocer el pasado, el presente y el futuro del automovilismo en México y el mundo”.

    Así describe en su página oficial este museo uno de sus objetivos, que es palpable y puede ser admirado por cualquier visitante que llegue a este recinto o que acuda a alguno de los eventos donde se presentan, porque su trabajo de difusión no se limita a un solo lugar.

    Entre los modelos que más sobresalen en el Museo del Automóvil en Puebla está un Ford modelo “T”, conocido como “el automóvil más famoso de la historia”, fabricado a partir del interés que Henry Ford tenía por los autos sencillos y con buen costo.

    Este modelo apareció por primera vez el 1 de octubre de 1908 en Estados Unidos y fue llamado por su creador como “el vehículo universal”, porque era económico y en ese entonces, seguro. Además, fue tan famoso que se llegaron a producir 10,660 unidades.

    Pero el Museo del Automóvil en Puebla también resguarda otra joya de la industria automotriz, se trata del Opel Kapitán 1939 de estilo Art deco que ya contaba con frenos hidráulicos, palanca de cambios y motores V8. /p>

    De hecho, ese mismo año la marca Ford Motor, encargada de fabricar el Opel, participó en la Feria Mundial de Nueva York con un pabellón que tituló “La ruta del mañana”, marcando así parte de la historia con sus famosos autos.

    Para darle un aire todavía más histórico y hasta cultural, el museo poblano también cuenta con una colección de placas antiguas que lo mismo pertenecieron a autos que circularon por México, que a otros más de Estados Unidos y hasta Brasil.

    Eso no es todo, el Museo del Automóvil en Puebla también tiene una simpática colección de autos a escala, en la que se pueden ver modelos como un Mustang de 1964, un Lamborghini Murciélago Roadster y un Ford Thunderbird de 1955.

    Todo esto puede ser admirado en el museo, que se ubica en 3 Sur #1501, colonia Centro, en el estado de Puebla. De lunes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.

    Conoce más sobre el museo dedicado al automóvil de Mulhouse

    En este artículo te hemos mencionado que el Museo del Automóvil que se ubica en la Ciudad de México se inspiró en uno que está ubicado en Francia, el cual alberga la colección de autos más grande del mundo con más de 400 modelos de distintas marcas.

    Lo que más llama la atención de este lugar es que hay joyas muy antiguas, pues de toda su colección, alrededor de 150 fueron fabricados antes de 1914 y además, resguarda algunos autos de marcas famosas por el lujo que representan: Rolls-Royce, Mercedes, Alfa Romeo, Bentley y Ferrari.

    La creación de este lugar fue gracias a los hermanos Schlump, quienes eran dueños de una fábrica textil, lo que les permitió comprar un auto Bugatti 1957, al que se sumaron más modelos clásicos que guardaron en una de las naves de la fábrica.

    La nave donde estaban todos los autos se abrió al público en 1977, pero se cerró por problemas sindicales hasta que en 1990 se liquidó al grupo textil de los hermanos Schlumpf y la colección sirvió para dar vida al actual museo del automóvil.