Un seguro de auto puede ser la diferencia entre endeudarte por años o hasta perder tu coche y librar un imprevisto sin mayor complicación. Sin embargo los seguros no tienen siempre “la parte de cubrir todo” ya que hay eventualidades que aunque no del todo podemos controlar, así que hay que considerar un poco más nuestras acciones y la de los demás. Ya que al auto puede ser la víctima en lo que sea que suceda.

Si tienes un auto, contar con un seguro es muy importante, simplemente porque puede ahorrarte muchos problemas económicos, jurídicos y médicos. Cuando se trate de responsabilidad y daños a la nación, las consecuencias de no tener seguro son realmente graves y trascienden de lo económico. Se debe pensar en el seguro como una inversión que lamentarás no haber hecho, si un desafortunado día sufres un accidente.

No importa con qué tipo de cobertura cuente tu seguro, hay situaciones en las que tendrás que hacerte responsable por los daños, ya que la aseguradora no cubrirá esos eventos que no son lógicos de un seguro o que son irrelevantes.

En todo caso, antes de contratar alguna póliza de seguro “pregunta” eventualidades poco lógicas o poco “ordinarios” con el fin de reducir riesgos y saber hasta qué punto estarás seguro.

1.- Daños a propósito

Cualquier daño que quieras ocasionar por cualquier razón, llámese enojo, depresión, venganza, etc. No será razón para que el seguro cubra los daños que le hayan ocurrido al vehículo, así que considera no involucrar tu auto en actos como estos.

2.- Robo por parte de esposa, hijos o empleados

Si prestas tu coche a cualquier persona que sea “sujeto de confianza” y no te lo devuelve, no te molestes en llamar a la policía y aseguradora porque éste se considera un “abuso de confianza” y se deslinda de la responsabilidad.

3.- Daños a cristales

Cualquier daño que le suceda a tus cristales como granizo, piedras que hayan lanzado en una manifestación, un golpe de un vándalo con su bate de béisbol, etc. El seguro se hará responsable de la reposición de éste, pero tendrás que pagar hasta 20% de deducible.

4.- Daños por obras viales

Cuando tu auto sufre un daño que fue causado por obras viales, como el golpe de una grúa, un camión de carga o incluso si alguna obra vial cae sobre tu auto, el daño deberá cubrirlo la empresa que esté a cargo de esa obra o el gobierno si es el caso. Lo bueno de esto es que como eres el “tercero” dañado deberán de reponer el daño que se te haya causado a como dé lugar. Solo reza por que estén asegurados porque si no tendrás que llegar incluso hasta un juicio de ser necesario.

5.- Conducir en estado de ebriedad

“Solo fue una” Sí el alcoholímetro dice lo contrario no te tomes la molestia de pelear con la policía y la aseguradora, debido a que por obviedad de este acto, la aseguradora se podrá deslindar de las responsabilidades que se generen. Considera este punto uno muy importante ya que no solo arriesgas a que no te page el seguro, sino que hablamos de tu vida y la de los que vayan contigo en esos momentos.

6.- Los daños que suceden cuando “te das a la fuga”

Si chocaste contra otro auto,  causaste daños a la nación o a algún civil y decidiste huir de la escena del siniestro y después llamas a tu seguro para que pague los daños a tu auto, este no cubrirá el valor del golpe ni te brindará asistencia legal en caso de necesitarla. Ya que este tipo de cosas no son toleradas y solo te arriesgas a salir más perjudicado que nada.

7.- Arrancones y carreras

Si utilizas tu coche o tuvo alguna participación y asistencia a este tipo de eventos y es víctima de algún accidente sea cual sea, ni creas que el seguro cubrirá lo que haya sucedido. Esto queda bajo tu responsabilidad.

8.- Exceso de personas transportadas

“Recuerda que el auto-sardina no se vale” Cuando conduzcas con un exceso de personas (más de las que tu auto está diseñado) y sufren algún accidente no serán atendidos por la aseguradora, ya que estas acciones no son cubiertas, porque sí ya sabes que la ley no permite más pasajeros de los establecidos en las regulaciones previas, te arriesgas a quedar desamparado.

9.- Robo de llantas

En general los seguros no cubren autopartes robadas, a menos que cuentes con una póliza con cobertura amplias, plus, gold, platinum, etc. (Como sea que le llamen dejémoslo en “Extensa”) será aquella que pueda cubrirte estas eventualidades, en caso contrario es mejor tener repuestos o dinero porque si no agregaste esta cobertura en tu póliza al contratarla no te queje después, así que antes con contratar pregunta “TODO” lo que se te venga a la mente por más ridículo que sea. Es mejor preguntar o informarse para que él hubiera no tenga que ser nuestra plegaria.

10.- Caída de árboles

Cuando el árbol cae por fenómenos naturales como lluvia, tornados, temblores o eventualidades de este tipo serán cubiertas por la aseguradora incluso si no quiere ya que sabe que forma parte de sus obligaciones, pero sí el árbol cae por culpa de terceros, ellos mismos deberán ser quienes responderán por los gastos.

Temas Relacionados