Pronto los conductores podrán controlar fácilmente algunas de las funciones en sus teléfonos inteligentes desde el tablero de su auto.

A finales de este año, 14 de los modelos 2016 de Chevrolet serán compatibles con los sistemas de software de vehículo de Apple y Google.

Sin embargo, por el momento aún no es posible comprar un auto que soporte tanto el sistema para smartphones de iPhone como el de Android al mismo tiempo.

Las plataformas Apple CarPlay y Android Auto permiten a los conductores conectar sus teléfonos inteligentes al sistema de información y entretenimiento existente de un auto y controlar ciertas aplicaciones a través del sistema de tablero del coche. Normalmente estas aplicaciones se limitan a servicios de streaming de audio y mapas.

Ninguna otra automotriz tendrá más modelos que sean compatibles con ambos sistemas de software.

La tecnología estará disponible en otoño, comenzando con el Chevy Cruze 2016, y se expandirá para incluir a los modelos Spark, Malibú, Impala, Volt, Camaro, Corvette, Colorado, Silverado, Tahoe y Suburban.

Apple y Google lanzaron sus plataformas de software para vehículos en 2014, y si bien todas las principales automotrices han dicho que adoptarán la tecnología, han sido lentas en hacerlo.

En México un 80.5% de los usuarios de smartphones cuentan con sistema Android y iOS, así que la posibilidad de respaldar ambos sistemas en un auto es una obviedad. Apple y Google dicen que esto ayudará a mejorar la seguridad durante la conducción, porque la mayoría de las aplicaciones, incluyendo los mensajes de texto, pueden operarse mediante el dictado de voz o con solo pulsar un botón.

Para conseguir los sistemas, los clientes de GM deberán adquirir un nuevo Chevrolet equipado con sus pantallas táctiles “MyLink”. Una vez que se conecten al puerto USB del auto, el sistema convertirá la pantalla táctil para parecerse al teléfono y el sistema podrá reproducir la biblioteca musical, conectarse a aplicaciones de música con un toque, enviar y recibir mensajes de texto por voz, e incluso abrir Apple o Google Maps para navegación.

El número de aplicaciones disponibles será limitada para evitar distracciones, dijeron empleados de GM. Muchas pueden controlarse con comandos de voz, y el sistema del auto no reproducirá video.

Para funcionar con MyLink, los teléfonos Android deberán tener por lo menos el sistema operativo Lollipop 5.0, y Apple CarPlay necesita un iPhone 5 o modelo más reciente.

Los expertos en seguridad no están de acuerdo. Dicen que estas funciones adicionales solo añadirán más distracciones potenciales.

Muchas personas e instituciones NO están de acuerdo con lo que se está desarrollando, debido a que sí con solo el celular ya tenemos altos índices de accidentes, el hecho de incluir totalmente el móvil a los autos, piensan que las tasas de accidentes se dispararán y causará más mal que bien.

En opiniones encontramos:

“Estamos muy, muy preocupados al respecto”, David Teater, director senior de la organización no lucrativa del National Safety Council, dijo a CNN Money, cuando Apple anunció CarPlay por primera vez. “La industria automotriz y la industria de la electrónica de consumo están realmente en una carrera armamentista para ver cómo podemos permitir a los conductores hacer cosas que no sean conducir”.

Phil Abram, director de información y entretenimiento de GM, dice que esto es un problema de percepción.

“La tecnología puede ser una solución”, dijo Abram a CNNMoney durante una demostración en un Chevy Malibu 2016.

Para mejorar las medidas de seguridad al conducir, operar, prestar atención al camino y minimizar riesgos GM ha incluido ciertas “medidas” que son uy útiles.

Para hacer que los adolescentes se abrochen el cinturón, el sistema MyLink de Chevy apaga automáticamente el radio y los dispositivos conectados si los cinturones de seguridad no están abrochados en el asiento delantero. Eso significa que los adolescentes tendrán que ajustar su cinturón antes de salir a divertirse. Mamá y papá también pueden limitar el volumen máximo en el sistema de sonido del auto.

Los padres también pueden preconfigurar el auto para dar advertencias visuales y audibles cuando los adolescentes superen las velocidades preseleccionadas. Si los adolescentes ignoran las advertencias, el sistema los acusa con mamá y papá. Los padres pueden revisar un “boleta de calificaciones del vehículo” que les dice qué tan lejos y qué tan rápido condujeron los adolescentes.

Sin embargo, hay cierta evidencia que sugiere que hablar en modo manos libres mientras se conduce es tan peligroso como conducir mientras se sostiene un teléfono. El problema es la llamada “distracción cognitiva”, que ocurre cuando los conductores tienen sus ojos en el camino, pero su mente enfocada en otra parte.

Sí quieres conocer a detalles CarPlay y Android Car no te pierdas esta semana nuestros próximos artículos, ya que te mostraremos sus características, ventajas y desventajas y cuál en nuestra opinión puede ser la mejor.  

Temas Relacionados