¿Qué es un Alcoholímetro?

Antes de referirnos al alcoholímetro como uno de los programas que durante las últimas décadas ha influido para disminuir los accidentes de tránsito provocados por conducir bajo altos niveles de alcohol, debemos mencionar que este instrumento fue diseñado y creado para que se pueda conocer sobre los niveles de alcohol en el que se encuentra una persona, es decir que con esta herramienta se logra determinar la presencia que existe ya sea en la sangre o en el gas de una persona, siendo también que estos aparatos son infalibles para calcular el grado de alcohol, y es así que son utilizados por las correspondientes autoridades en diversos países, luego de tener un muy bajo margen de error, aunque también en muchas ocasiones en estos dispositivos se pueden llegar a confundir los niveles de alcohol, con otras sustancias, tales como la marihuana o bien, también se da con los químicos del tabaco.

Conforme ha pasado el tiempo es como también se han registrado muchas innovaciones y mejoras en el sentido de los alcoholímetros, siendo así que se da el ya conocido por todos actualmente que es un sensor digital que se basa en analizar el gas de las personas por medio de un soplido, es así que se calcula o estima el ciento de alcohol con el que cuenta el usuario en su sangre, sirviendo así a indicar si esta puede o no conducir, pues conociendo el nivel sirve para determinar si la persona es segura para continuar circulando entre las diversas calles o vialidades.

En este se le conoce al estudio como etilómetros, que se da también en términos generales como alcoholímetros de precisión que sean necesarios a proceder con las denuncias o acciones correspondientes si es que estos estudios superan las propias estimaciones realizadas por las autoridades. Al estructurarse el uso efectivo de los aparatos es como se establece el control metrológico de los alcoholímetros, donde las mediciones son indicadas de acuerdo a la tolerancia máxima que se estipule sobre los errores o límites de las normas, donde las mediciones son efectuadas en México por parte del Instituto Nacional de Metrología, quienes a su vez son encargados de indicar cuales son los grados que terminan por no permitir a que el usuario se encuentre en el estado recomendable para llevar a cabo la conducción pertinente o correcta, y en tanto suceda esto, simplemente no se le dará permiso al conductor para que continúe.

Los niveles arrojados por el alcoholímetro son determinados por la sustancia conocida como etanol, y con base a los grados arrojados es que se puede llegar a la conclusión de las acciones que serán llevadas a cabo en contra del usuario, lo cual funciona de la siguiente forma:

  • 0,1 a 0,5 – Estado de sobriedad donde no existe una aparente influencia en las acciones.
  • 0,3 a 1,2 – Da un estado de euforia, existe una notable pérdida sobre la eficiencia de los movimientos, así como una menor atención en el juicio y propio control.
  • 0,9 a 2,5 – Es un momento donde el estado es de inestabilidad sobre las emociones de la persona, no hay una coordinación muscular, así como en la inhibición y notable pérdida del juicio crítico.
  • 1,8 a 3,0 – Estado de confusión, presentándose algunas sensaciones de vértigos, desequilibrio, dificultades en el habla, así como disturbios sobre la sensación de la persona.
  • 2,7 a 4,0 – Ya hay una apatía impertinente e inercias sobre cualquier acción, probabilidad de vómito, incontinencias urinarias y poca respuesta para conducir.
  • 3,5 a 5,0 – Simplemente es una inconciencia total, no hay capacidad de respuesta por la persona.

  • Todos estos son los niveles que se arrojan en un alcoholímetro donde a partir de 0,3 grados, simplemente ya no hay posibilidad de que las autoridades permitan que las personas sigan conduciendo, siendo detenidas y puestas a disposición de las entidades policiales correspondientes.


    Programa del Alcoholímetro en México.

    Este programa que se ha puesto en México desde hace ya varios años, se lleva a cabo por medio de un operativo realizado por la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, donde son aplicadas diversas pruebas de alcoholemia mediante retenes de forma itinerante en puntos específicos que se utilizan frecuentemente y a altas horas de la noche, aunque cabe mencionar también que este operativo ya también se efectúa en ciudades como Monterrey, Guadalajara, Guanajuato, Tuxtla Gutiérrez y Mérida.

    Este programa se basa en 6 puntos que forman un procedimiento que ha sido acordado para que se pueda llevar a cabo correctamente:

  • Iniciando por la indicación de la detención de tu automóvil, donde se te cuestiona sobre si has consumido bebidas alcohólicas.
  • Aunque tu respuesta sea negativa, lo cierto es que las autoridades pueden obligarte a que te estaciones para iniciar con la revisión, esto si se nota fácilmente que haz bebido.
  • Mostrarán el dispositivo en su envase, así podrás ver que no se ha utilizado anteriormente.
  • Una vez que hayas soplado, ninguna persona podrá continuar conduciendo si supera los grados estipulados en el reglamento de tránsito.
  • Si no se supera el límite, podrás continuar con tu camino, si esto no sucede, los estudios o resultados son entregados a un juez de lo cívico.
  • Posteriormente se te entrega una copia sobre el castigo irremediable que estarás obligado a cumplir, el cual va de 20 a 36 horas en las instalaciones del ministerio público, mientras que tu automóvil será trasladado a un corralón. Cabe mencionar que si una persona que te acompañe no se encuentra en estado de ebriedad, esta podrá llevarse el vehículo.

  • Multas por Alcoholímetro.

    Una vez ingresando al ministerio público, y si no causaste algún problema vial, se puede llegar a un acuerdo entre ambas partes donde se pacte una multa de tránsito que irá de los $1,500 a $4,000 pesos, evitando que seas ingresado a la detención correspondiente, aunque si provocaste alguna problemática con tu automóvil, como pasarte un alto, conducir a velocidades superiores o involucrarte en un accidente, las multas incrementarán, incluso llegando a un proceso legal.

    Por último estas pruebas no pueden evitarse, y se deben realizar en tanto la autoridad lo indique.

    Temas Relacionados