8 julio, 2019
  • Rating: 

¿En qué consiste el convenio de pago SIPAC?

También conocido como convenio golpe por golpe, el Sistema de Pago entre compañías (SIPAC) es un procedimiento que facilita estas transacciones entre las aseguradoras cuando ocurre un accidente de tránsito, lo que permite brindarle un mejor servicio a los asegurados.

Cuando ocurre un siniestro es común que las partes involucradas se vean en malos entendidos en el momento de deslindar responsabilidades, sobre todo en lo que tiene que ver con el pago para reparar los daños, por eso es que las autoridades establecieron este convenio.

¿Qué es el SIPAC?

El Sistema de Pago entre compañías es un método de hacer transacciones que se estableció entre las compañías de seguros que operan en México, para dar respuesta a una necesidad de eficiencia y pronta respuesta cuando ocurre un accidente y se debe determinar al conductor responsable para que asuma el pago de los daños.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), el convenio se realizó entre las entidades aseguradoras adheridas al mismo, por lo que como asegurado, es importante verificar si la compañía que vas a contratar forma parte de este acuerdo.

El objetivo principal por el que se estableció el SIPAC es para poder “determinar conjunta y amigablemente entre los ajustadores de las compañías la responsabilidad con los asegurados y acelerar su pago respectivo”, señaló la AMIS en un documento.

Además, este organismo gremial del mercado asegurador aclaró que el convenio golpe por golpe aplica dentro del ramo de automóviles, por “los daños materiales causados exclusivamente a los vehículos en accidentes que se produzcan por colisión entre dos o más de ellos”.

¿Para qué autos aplica el convenio golpe por golpe?

El acuerdo que establecieron las aseguradoras se aplica siempre y cuando ocurra un siniestro vial, en este caso, la colisión o choque entre dos o más automóviles que deben de pertenecer a la misma clase.

Cuando hablamos de la misma clase, es preciso aclarar que los vehículos están divididos en dos clases a fin de hacer más eficiente el proceso de pago por medio del SIPAC, que de acuerdo con la AMIS, están clasificados de la siguiente manera.

  • Clase A: automóviles, motocicletas, unidades destinadas al transporte de carga de hasta 4.536 toneladas y autos destinados al transporte de pasajeros de hasta 27 plazas.
  • Clase B: automóviles destinados al transporte de carga de más de 4.536 toneladas y unidades destinadas al transporte de pasajeros con más de 27 plazas.
  • A partir de esta clasificación de las unidades es más fácil aplicar el convenio, pues se busca que todos los involucrados en un choque, estén en igualdad de condiciones en cuanto al tipo de auto se refiere.

    Esta división de las unidades por clase no afecta el convenio de golpe por golpe, por lo que los asegurados tampoco se ven afectados cuando por motivos de un siniestro vial, necesiten que las aseguradoras recurran a este procedimiento de pago.

    ¿Cómo funciona el SIPAC?

    Como su nombre lo dice, el convenio puede comenzar a utilizarse cuando hay un choque, golpe o colisión entre varios automóviles. En este tipo de situaciones los conductores llaman a las aseguradoras para que puedan enviarles a un ajustador, quien se encargará de evaluar los daños y determinar responsabilidades.

    Antes de que el SIPAC entrara en vigor, el procedimiento para asumir responsabilidades y cubrir los gastos correspondientes de las mismas, era más tardado, pero conviene conocerlo para entender la importancia y eficiencia de este convenio.

    Una vez que alguno de los involucrados acepta su responsabilidad, la compañía del conductor responsable se encarga de emitir una orden de recobro para la aseguradora del automovilista afectado, para que éste pueda obtener la reparación del daño.

    Por lo tanto, cuando una aseguradora tiene la orden de recobro, la canaliza a su cliente afectado para que pueda acudir a sus talleres o para que la compañía absorba los costos de reparación y el monto de indemnización, en caso de que el asegurado así lo necesite.

    Después, por medio de un trámite administrativo la orden de recobro se envía a la aseguradora responsable, además se incluyen las facturas y notas de compra en caso de que se hayan adquirido refacciones para reparar el vehículo. Este paso del proceso es conocido como solicitud de reembolso.

    La solicitud de reembolso que recibe la compañía responsable es cotizada, y si se requiere, ajustada por la aseguradora, para que pueda emitirse un cheque a favor de la compañía afectada y de este modo, concluir todo el trámite.

    Sin duda, no se trata de algo sencillo, por eso las compañías en un trabajo conjunto con las autoridades, decidieron implementar el Sistema de Pago entre compañías, que requiere de un proceso más sencillo que a continuación te explicamos.

    Cuando ocurre un accidente y tras la llegada del ajustador se asumen las responsabilidades correspondientes, la aseguradora del conductor responsable emite una orden SIPAC para la compañía afectada, por medio de un sistema electrónico.

    En este sistema se ingresan los detalles del accidente para que se haga la solicitud del reembolso de los gastos, los cuales ya no son valuados porque se maneja un monto único que oscila en los 13,300 pesos, el cual se devuelve a la compañía del cliente afectado sin que se comprueben los gastos.

    ¿Cuáles son las condiciones de cobertura del convenio?

    Aunque el SIPAC es un procedimiento que busca simplificar los trámites de cobro en casos de accidentes viales, no todos los vehículos que circulan por las carreteras del país pueden aprovecharlo.

    La AMIS detalló que este convenio solamente podrá aplicarse cuando los autos involucrados en un accidente de tránsito tengan, en la fecha del siniestro, un seguro vigente que cuente con las siguientes coberturas:

  • Cobertura de daños materiales.
  • Cobertura de Responsabilidad civil.
  • Así mismo, el organismo gremial de las aseguradoras aclaró que en el caso de las unidades con remolque, éstas deben de estar amparadas con una o dos pólizas, con las siguientes coberturas:

  • Vehículos con fuerza motriz: de daños materiales y Responsabilidad civil.
  • Remolque: daños materiales.
  • Otra de las condiciones de cobertura involucra a los transportes de carga, pues en caso de que sus cargas provoquen daños materiales, se puede hacer uso del convenio, “siempre y cuando el asegurado responsable tenga contratada la cobertura de daños materiales y no se originen en maniobras de carga y descarga”, puntualizó la AMIS.

    ¿Cuál es el proceso de cobro luego de un siniestro?

    Como lo hemos mencionado hasta el momento, el SIPAC es un procedimiento que busca un trabajo regulado al momento de deslindar responsabilidades por parte de las aseguradoras, para que se eviten malas prácticas y sobre todo, se brinde un servicio de mayor calidad.

    Es por este motivo que se estableció que “para el proceso de cobro y gestión se utilice el formato denominado Declaración Universal de Accidentes (DUA) para daños materiales y la orden de pago para gastos médicos”, explicó la AMIS en un documento titulado “Reglamento SIPAC”.

    Cabe aclarar que el DUA, que entró en operaciones en el 2011, es un formato único que los ajustadores utilizan para agilizar los trámites y dar una mejor atención a los asegurados cuando ocurre un accidente de tránsito.

    Por lo tanto, el DUA no sólo sirve para hacer más eficientes los procesos de atención en caso de accidentes, también se emplea como una orden de pago porque es un documento original que cuenta con tres copias, distribuidas de la siguiente manera:

  • Blanco: se entrega a la aseguradora del cliente responsable.
  • Amarillo: se destina a la compañía del cliente afectado, por lo que se considera como la orden de cobro).
  • Azul: es un documento para el asegurado A.
  • Verde: es un documento para el asegurado B.
  • Como una de las cualidades del DUA consiste en facilitar el registro de los parámetros que las compañías toman en cuenta para determinar responsabilidades, los automovilistas involucrados en un siniestro deben de especificar la situación en que se encontraban cuando ocurrió el accidente.

    Es común que los conductores circulen sobre avenidas principales, que den vuelta tanto a izquierda o derecha, así como dar vuelta en U, cuando se ven sorprendidos por un percance vial.

    Por eso, es importante que los automovilistas le proporcionen esta información a los ajustadores, porque ellos deben de seguir reglas básicas a la hora de determinar responsabilidades, las cuales se clasifican a partir de los siguientes parámetros:

  • Autos que circulaban en la misma dirección y carril.
  • Unidades que circulaban en carriles adyacentes y en la misma dirección.
  • Autos que circulan en direcciones contrarias.
  • ¿Qué información debe contener la orden de pago?

    Después de un accidente y luego de que los ajustadores hayan determinado las responsabilidades correspondientes, el SIPAC entra en acción, porque es cuando se entregan las copias de colores que mencionamos antes, las cuales son indispensables para hacer los cobros y pagos que se tengan que llevar a cabo.

    El DUA en color amarillo funciona como la orden de pago, por lo que es indispensable que siempre lleve la leyenda “Procede SIPAC” para que sea válida y pueda cobrarse el monto que en ella se especifica.

    Además, todas las órdenes de pago deben de contener el número de póliza y nombre de la compañía del asegurado, así como detalles del siniestro: fecha, hora, lugar y circunstancia.

    Los datos del automóvil son imprescindibles: marca, tipo, modelo, color, placas, uso y serie. Todo esto es importante porque forma parte de la información estandarizada que se obtiene durante un siniestro para canalizarla al Centro de Gestión.

    ¿Cuáles son las exclusiones del convenio?

    El objetivo principal del Sistema de Pago entre compañías es “promover la rápida indemnización a las compañías aseguradoras de los pagos derivados de la subrogación de derechos en casos de siniestros vehiculares”, según lo estipula la AMIS.

    Por eso, para hacer eficiente este convenio se establecieron algunas exclusiones que permiten darle una mayor calidad al servicio de las aseguradoras y sobre todo, eficientar los trámites.

    A partir de esto la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros no considera dentro del alcance del SIPAC las siguientes situaciones:

  • Cuando cualquiera de las pólizas que esté involucrada en un accidente de tránsito, presente una improcedencia que anule el funcionamiento del contrato entre una compañía y el asegurado.
  • Los daños materiales ajenos a los que se hayan sufrido en el accidente de tránsito.
  • La Responsabilidad civil por daños a personas.
  • Así mismo, tanto las exclusiones como las aplicaciones podrán ser aplicadas únicamente en accidentes que ocurran en México.

    Consideraciones generales del convenio

    La aplicación del Sistema de Pago entre compañías surgió después de que las aseguradoras detectaran que había una gran problemática en cuanto a la resolución de los conflictos que se derivaban de los accidentes de tránsito.

    Es por esto que buscaron una forma de simplificar los procesos en sus trámites de deslinde de responsabilidad en el lugar de los siniestros, así que se decidió que la recuperación monetaria se haría por medio del formato DUA y órdenes de pago entre compañías.

    De acuerdo con la AMIS, el Sistema de Pago entre compañías funciona a partir de una plataforma de comunicación multientorno, que actúa como intermediaria en la comunicación que hay entre las compañías.

    Este organismo gremial también es claro al especificar que el SIPAC “se fundamenta en criterios objetivos preestablecidos de imputación de siniestros que no prejuzgan culpas ni responsabilidad, tratándose de meros mecanismos de solución de controversias”.

    Todo lo relacionado con este convenio busca hacer más eficientes los trámites, para que los automovilistas no tengan que perder su tiempo y sobre todo, para que puedan confiar en que el accidente vial se resolverá conforme lo marcan las reglas de operación de las aseguradoras.

    Por eso es importante que las aseguradoras cuenten con su adhesión de suscripción al Sistema de Pago entre compañías para que pueda surtir efectos en sus asegurados, cada vez que éstos participen en un accidente de tránsito.

    Así que, finalmente cabe aclarar que todas las aseguradoras adheridas al SIPAC “aceptan esta herramienta tecnológica como la única vía de gestión de recuperación”, acotó la AMIS.