¿Qué es el Reaseguro?

El reaseguro es un contrato en el cual, el asegurador toma a su cargo los riesgos de los derechos, en una proporción de las obligaciones de ésta frente a su cliente, de una manera autónoma e independiente, y por la cual recibe la parte proporcional de las primas correspondientes a los riesgos asumidos, o bien cubre a sus bienes resarciendo, en su caso, por las desviaciones de la siniestralidad con las que se esperaba, cobrándose una prima convenida de acuerdo con la póliza contratada.

De esta forma, el reaseguro juega un papel importante en la suscripción de los riesgos y deberá cumplir estas funciones:

  • La compañía aseguradora deberá de transferir el riesgo o el siniestro, puede reasegurar una parte de un riesgo o de un siniestro determinado, en el que exista una probabilidad de pérdida total o muy elevada y, de esta forma, está en posibilidad de aumentar su capacidad de aceptación de los riesgos normales mayores a los que su capacidad financiera le hubiera permitido de no haber tenido un contrato de reaseguro, pregunta a tu aseguradora sobre este proceso.
  • La función técnica del reaseguro consiste en proteger a las compañías aseguradas ante la posibilidad de quiebra o de dificultades financieras, al reducir la amplitud del margen de los seguros retenidos de cada uno de los clientes, lo que a su vez proporciona estabilidad en los resultados de los negocios suscritos y protege a las compañías de los siniestros que puedan poner en peligro su solvencia económica.
  • El reaseguro hace la óptima diversificación de los riesgos.
  • El reaseguro contribuye al financiamiento de las actividades de la compañía aseguradora. Esto lo realiza mediante el pago de comisiones de reaseguro sobre primas cedidas, las cuales están destinadas a cierto candidato, los gastos de adquisición, incluyendo la comisión pagada al agente y el servicio a las pólizas en el caso del reaseguro proporcional.
  • Los reaseguradores y los corredores suministran asesoramiento técnico sobre la planificación de los programas de reaseguro,procedimientos contables, de liquidación de siniestros, suscripción de nuevos negocios de seguros.

  • ¿Cómo funciona el Reaseguro?

    El reaseguro es una modalidad en que la propia compañía de seguros, asegura a su vez el riesgo que asume con una póliza. si cumple con las expectativas que promete y asegurar nuevamente un seguro que ha ofrecido a un cliente.

    De manera más técnica podemos definirlo como un acuerdo a través del cual un asegurador transfiere a otro el riesgo que asume, ya sea de forma total o parcial.

    Al mismo tiempo aporta una mayor tranquilidad a los clientes, que estarán respaldados por una garantía extraordinaria. Nunca sabremos con total seguridad si la compañía aseguradora que hemos escogido se verá inmersa en problemas que afecten a nuestra póliza.

    El reaseguro asienta los valores asegurados, los iguala, y limita las responsabilidades que se asumen, por su parte. Esto fomenta que las compañías aseguradoras obtengan algún beneficio de un mayor control de las frecuencias de siniestralidad, del alcance de los mismos y de lo más importante, su cuantía.

    ¿Cuáles son los beneficios e inconvenientes del Reaseguro?

    Inconvenientes o beneficios en función de la posición de cada aseguradora. En algunos casos, lo que es un beneficio para el reasegurador puede constituir un problema para el asegurador, y viceversa, de acuerdo con la información obtenida, te incluimos algunos beneficios e inconvenientes que pueden ocasionarse.

    Beneficios:

  • Amplía la capacidad de asumir riesgos y, por lo tanto, de ofertar seguros y coberturas más amplias.
  • Permite flexibilizar las ofertas de las aseguradoras y del mismo modo darte accesibilidad al momentos de contratar.
  • Reduce la exposición de la compañía a riesgos, cuyas contingencias son difíciles de prever y así evitar las altas quejas que puedan surgir.
  • Ofrece experiencia y conocimiento en torno a la capacidad de respuesta y del servicio que suministran los reaseguradores, te brindan información que necesitas para saber que tipo de seguro estás contratando.
  • Inconvenientes:

  • La administración torna a una mayor complejidad. Aumentan los gastos de gestión y, dado que se trata de riesgos muy particulares y peligrosos, obliga a la entidad aseguradora a buscar fuentes de protección suficientes y solventes. Esto dispara los gastos y dilata el tiempo requerido para realizar las gestiones, es así que la aseguradora se ve en la necesidad de aumentar precios a los seguros o productos que ofrecen.
  • Al tratarse de operaciones muy concretas, el servicio puede llegar a carecer de agilidad y velocidad. Se trata de gestiones complicadas, que no se pueden solucionar tan rápidamente como se quisiera. Esto provoca que se ralentizan los procesos y molestias de los clientes y o personas que estén involucradas.
  • Se genera una dependencia entre el asegurador y el reasegurador que obliga a que, antes de emitir la póliza en sí, se necesite un respaldo total del riesgo que se va a asegurar, por ello se solicita especificar que tipo de artículos personales y ajenos al carro desea asegurar y en caso de siniestro la aseguradora pueda responder por ello.
  • ¿Existen tipos de reaseguros?

    Básicamente, se trata de un sistema con el que las compañías disminuyen el riesgo que asumen al ofertar sus seguros y productos, con el que evitan incurrir en pérdidas o incluso, en un momento dado, la quiebra de la misma aseguradora.

    Otro elemento relevante es que el reaseguro permite la financiación de las aseguradoras. Al diversificar los riesgos, tienen las alternativas de poder incrementar el volumen de facturación y de generar más pólizas de seguros de cualquier tipo de producto que esta ofrezca.

    Tipos de reaseguros

    Dentro de esta modalidad, se encuentran distintos tipos de reaseguros que operan de distinta manera. Básicamente existen dos clases: el reaseguro proporcional y el reaseguro no proporcional, en AhorraSeguros.Mx te explicamos cómo funciona cada uno de ellos:

    El reaseguro proporcional: En ese caso tanto el asegurado como el reasegurador, acuerdan que porcentaje de la prima y de los riesgos del contrato de la póliza asumirá cada uno por su parte. A su vez, puede ser de varios tipos:

  • Contrato excedente: el reasegurador asume un porcentaje de los siniestros si supera un importe fijado, es decir exceda de su monto.
  • Contrato cuota a parte de cada uno: se establece el porcentaje de los riesgos que el reasegurado asumirá, y se define la prima correspondiente, no es necesario que sea equitativo el porcentaje.
  • Contrato facultativo obligatorio: de forma obligada, el reasegurador tendrá que aceptar los riesgos que determine ceder el reasegurado. En estos casos, resulta complicado que ambas lleguen a un acuerdo, ya que la compañía reaseguradora suele ser reticente a aceptar determinados riesgos de forma forzosa, no olvides preguntar todos estos temas con tu aseguradora.
  • Reaseguro no proporcional

    El reasegurador se hará cargo de una parte de las indemnizaciones cuando haya siniestros, accidentes, pero solo si superan una cifra acordada y estipulada en la póliza. Está pensado como garantía en estos casos.

  • Contrato por exceso de siniestralidad: el reasegurador se compromete a hacerse cargo del siniestro en el momento en que la siniestralidad acumulada sobrepase una cifra concreta o un porcentaje de las primas y el monto no esté estipulado en la póliza contratada.
  • Contrato por exceso de pérdida de riesgo: existe una cantidad fijada en el caso de siniestro y cuando se sobrepase, el reasegurador se hará cargo del siniestro ocurrido con un riesgo especial.
  • Contrato por exceso de pérdida por evento o eventos: se producen por acumulaciones de riesgos y siniestros con la misma compañía aseguradora.