¿Qué es el Seguro de todo riesgo?

El Seguro de todo riesgo cuidará de tu automóvil contra cualquier tipo de riesgo al que estés expuesto, un seguro de todo riesgo te respalda en caso de sufrir un siniestro de manera imprevista, ya que te ampara por los daños a terceros, este será de carácter obligatorio y aparecerá en todas las pólizas emitidas en este tipo de seguro.

Cubrirá también daños propios que sufra el automóvil, en realidad no existirá un modelo a seguir sobre un seguro contra todo riesgo, ya que las aseguradoras en México cuentan ya con productos propios que comercializan actualmente.

Si bien, toda esta clase de coberturas son ofrecidas a los clientes como planes adicionales, un seguro de todo riesgo funcionará como complemento para la seguridad del conductor y todos sus acompañantes, ya que fortalecerá distintas áreas como el respaldo en responsabilidad civil, la asesoría jurídica pertinente, así como la reclamación por daños a terceros o materiales, mejorar la asistencia vial, contra robos, incendios y todo lo relacionado.

Antes de adquirir cualquier tipo de seguro contra todo riesgo es fundamental que te fijes en todos los términos y condiciones que se establezcan dentro de esta, ya que es importante comenzar por saber que la compañía con quien tengas contratado estos servicios realmente sea de confianza y que cumpla estrictamente con todos los lineamientos requeridos.

Por otro lado es importante que sepas que el momento recomendable para adquirir este tipo de seguro es cuando su antigüedad no sea mayor a 6 años, ya que los costos de estas coberturas serán mayores y en realidad no cubrirá en su totalidad lo que deseas, por lo tanto la recomendación es que al buscar esta adición para tu seguro de auto, tomes en cuenta el tiempo de antigüedad con el que cuenta tu automóvil.

¿Cómo funciona un seguro de todo riesgo?

Al momento de adquirir un seguro de todo riesgo, es normal que la compañía que te lo está proporcionando únicamente te hable sobre los beneficios de este, haciendo a un lado el tipo de función que llevará a cabo, y por esto es que debes saber que en primera instancia un seguro contra todo riesgo será un contrato por medio del cual como tomador, la compañía aseguradora te ampare un bien, que en este caso será tu automóvil, este estará protegido contra cualquier tipo de pérdidas por daños, choques, robos, perjuicios de bienes, lesiones o bien hasta en una muerte a terceros, por tanto la aseguradora responderá en el momento que exista un daño a los mismos pasajeros que se encuentren a bordo del automóvil.

Una vez ocurrido algún tipo de siniestro, como asegurado tendrás que comunicarte con tu compañía de seguros para que ésta comience con las operaciones correspondientes en función al plan contratado, trasladándose al lugar en donde sufriste el accidente, brindándote también la asistencia pertinente, asignando las reparaciones pertinentes si es que el vehículo tiene salvación, o bien las indemnizaciones que serán entregadas según las sumas aseguradas que se tengan pactadas.

Todo esto funcionará de la misma manera según los daños que pueda sufrir tu automóvil.

Beneficios de un seguro de todo riesgo

Contar con una protección adicional siempre será la mejor decisión, y es que más que un lujo, realmente es una necesidad contar con un seguro a todo riesgo, ya que es una cobertura que responderá con algunos planes que son parecidos a una póliza básica, añadiendo también beneficios adicionales a todos los que quizá ya estás recibiendo en tu seguro de auto contratado.

Resulta una opción viable contratar una cobertura de todo riesgo en caso de ser víctima de cualquier tipo de siniestralidad a la que estamos expuestos en todo momento, pues sabemos que requieren del respaldo ideal contra daños de tipo parcial o total que pueda sufrir tu automóvil, así como cualquier lesión a la que tú o tus acompañantes estén expuestos, incluso una muerte accidental.

Sin embargo, cuando eres una persona responsable, evitar cierto tipo de situaciones que te hemos contado anteriormente, y así cuidar de tu bienestar, además de tu economía y patrimonio, pues también si eres víctima de un tercero o bien, llegar a provocar algún accidente, recuerda también que estarás amparado en:

  • Asistencia jurídica.
  • Protección patrimonial.
  • Responsabilidad civil extra contractual.
  • Pérdida total o parcial del vehículo por daños o robo.

  • De igual forma contarás también con otros beneficios que se basan en una asistencia técnica por parte de un personal experimentado, esto quiere decir que en caso de un problema mecánico recibirás la atención en un taller certificado, así como también cualquier daño en tus neumáticos, la misma batería del vehículo o si requieres de un suministro de combustible, todo esto podrá incluirse dentro de una cobertura de seguro contra todo riesgo, garantizando así los servicios de respaldo con la más alta calidad.

    Coberturas de un seguro de todo riesgo

    Ya te contamos sobre las coberturas que se incluyen dentro de una póliza contra todo riesgo, sin embargo es momento de que sepas cómo es que funcionan cada una de estas, conoce un poco más:

  • Responsabilidad civil y voluntaria: Cubrirá todos los daños que llegues a ocasionar a un tercero, y de acuerdo a los límites legales que se tengan establecidos. Una voluntaria actuará como el complemento y será usada cuando existan indemnizaciones que sean superiores a las que se tienen establecidas de acuerdo a la responsabilidad civil establecida.
  • Daños propios: Se incluyen los daños materiales que sufra el vehículo asegurado, así como los que pueda llegar a provocar a un tercero.
  • Defensa jurídica: Asesoría que podrá ser de carácter penal, como de una por reclamación de los daños que llegue a sufrir el conductor, protegiéndote en procesos administrativos o judiciales, cubriendo también gestiones y reclamaciones de un cierto número de multas.
  • Seguro al conductor: Cubre al conductor por fallecimiento o invalidez a causa de un accidente de tránsito.
  • Robo o pérdida total: Dentro de esta cobertura se añaden cualquier tipo de robo total o parcial a tu automóvil, o por un accidente. De igual forma se incluye la pérdida a causa de un incendio o por desastres naturales.
  • Asistencia en viajes: Obtendrás los medios necesarios en caso de un accidente o problemas mecánicos en tu automóvil al momento de realizar un viaje a bordo de tu vehículo. Se incluyen gastos por transporte, así como viáticos por hospedarse en un hotel a consecuencia de que el auto se encuentre en reparación.